24405
post-template-default,single,single-post,postid-24405,single-format-standard,charts-theme,stockholm-core-1.1,select-child-theme-ver-1.1,select-theme-ver-5.1.8,no_animation_on_touch,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

INFORME MONITOREO LIDERADO POR LA COMUNIDAD (MLC)

Monitoreo Liderado por la Comunidad (MLC)
Análisis de la prestación de servicios de salud relacionados a VIH, COVID-19, así como Salud Sexual y Salud Reproductiva en Personas con VIH, y mujeres con VIH, en 8 Unidades de Atención Integral de Guatemala

 

RESUMEN EJECUTIVO

En el último decenio, la International Treatment Preparedness Coalition, (ITPC, por sus siglas en inglés) ha supervisado la ampliación y la calidad del tratamiento del VIH en diferentes países, desde una perspectiva comunitaria, a través del modelo “Monitoreo Liderado por la Comunidad” (CLM, por sus siglas en inglés), el cual dentro de su modelo de implementación instala los observatorios de tratamiento comunitario (CTO, por sus siglas en inglés), diseñados para poner a las personas que viven con el VIH, sus comunidades, redes y/u organizaciones en el centro de la toma de decisiones.

Derivado de la pandemia por COVID-19, se hace necesario realizar este tipo de monitoreos con la finalidad de acercar las necesidades de las personas con VIH a los tomadores de decisiones, en cuanto a los servicios que los usuarios y usuarias de los servicios de salud, reciben (o no), ya que a largo plazo esto puede representar un problema de salud pública. ITPC-LATCA en conjunto con La Asociación Red Guatemalteca Mujeres Positivas en Acción (Red MPA), que ha centrado sus esfuerzos en su Agenda Política de la Salud Sexual y Salud Reproductiva, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, realizaron este monitoreo para esclarecer el estado de cumplimiento del derecho a la salud sexual y salud reproductiva, la disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad y calidad de los servicios de salud durante la pandemia por COVID-19; así como para acercar las necesidades de respuesta de las personas afectadas por el VIH y Covid-19, al sistema público de salud en Guatemala. 

 

Los objetivos del monitoreo ciudadano fueron:

      1. Analizar los datos recopilados durante los meses de noviembre y diciembre del año 2021, para orientar acciones que beneficien a la población con VIH, con énfasis en mujeres, en el marco del “Plan Estratégico Nacional (PEN) en VIH y Sida 2017-2021” y la “Recomendación técnica de los procesos de vacunación contra COVID-19 para usuarios (as) de las Unidades de Atención Integral”, a través del monitoreo liderado por la comunidad, a realizarse en 8 unidades de atención integral, en 5 departamentos de Guatemala.
      2. Verificar la situación de la salud sexual y salud reproductiva de las mujeres con VIH en el contexto de COVID-19 (oferta de Métodos de Planificación Familiar – MPF, Papanicolau, atención de ITS, continuidad de los servicios de Salud Sexual y Reproductiva – SSR, resolución del parto en Mujeres que Viven con VIH – MVV, entre otros.
      3. Brindar evidencia en base al monitoreo liderado por la comunidad para generar acciones de abogacía que contribuyan a mejorar la respuesta relacionada al VIH, COVID-19, Salud Sexual y Salud Reproductiva para personas con VIH, con énfasis en mujeres con VIH de Guatemala.

 

Para alcanzar estos objetivos se definieron 3 herramientas las cuales se detallan a continuación: 

      • Herramienta para recolección de datos monitoreados por la comunidad dirigida a usuarios(as) de atención, cuyo objetivo era obtener información de la atención que los(as) usuarios(as) reciben para orientar acciones futuras en el mejoramiento de los servicios de salud. 
      • Herramienta de recolección de datos para Clínicos de las Unidades de Atención Integral, cuyo objetivo era el obtener información de parte de los clínicos en relación a las estadísticas de atención para los(as) usuarios(as) con VIH durante el período comprendido entre enero a noviembre de 2021.
      • Herramienta de recolección de datos de monitoreo a servicios de salud sexual y reproductiva, y de atención integral, cuyo objetivo era obtener información de parte de los clínicos en relación a los servicios de salud sexual y reproductiva en relación a las estadísticas de atención para las usuarias con VIH, durante el período comprendido entre enero a noviembre de 2021. 

 

Debido a que se eliminaron las restricciones por la pandemia por COVID-19, la recopilación de datos se realizó de manera presencial, siempre con los debidos cuidados de prevención para SARS-COV-2. 

 

Los(as) encuestadores(as) fueron 6, quienes fueron capacitados(as) sobre los objetivos de este monitoreo, su metodología, así como en los instrumentos de captura de datos. También se contrató a una persona para supervisión del trabajo de campo, quien también fue capacitada sobre los temas anteriores y el ejercicio de su supervisión. 

En este monitoreo, las mujeres a quienes se les aplicó la encuesta de Salud Sexual y Salud Reproductiva fueron las mismas a quienes se les aplicó la encuesta sobre VIH y COVID-19. 

 

Las principales conclusiones obtenidas por medio de este monitoreo fueron: 

        1. El monitoreo de carga viral y CD4 se está realizando de acuerdo a las guías de atención y manejo de pacientes con VIH en Guatemala.
        2. El 39% (127/322) de personas refirió que no fue citado(a) a la Unidad de Atención Integral en los últimos 3 meses.
        3. La pandemia por COVID-19 provocó que el 26% (84/322) de las personas interrumpiera su tratamiento antirretroviral.
        4. Alcanzar la indetectabilidad del virus del VIH en los(as) usuarios(as) de las clínicas de Atención Integral sigue siendo un gran reto para las clínicas analizadas, especialmente para la unidad del Hospital Regional de Occidente, donde los datos reflejaron que únicamente el 38% (275/733) se encuentra supreso virológicamente.
        5. De 322 personas encuestadas, 259 (80%) indicaron haberse administrado la primera dosis de vacuna para COVID-19; y de las 259 que se administraron la primera dosis, 226 (87%) personas finalizaron el esquema de vacunación.
        6. Al 88% (84/95) de las mujeres no se les había realizado el examen de Papanicolau; mientras que al 98% (93/95) tampoco se le había realizado una mamografía.
        7. De 95 mujeres usuarias de Clínicas de Atención Integral encuestadas, 13 (14%) indicaron que sufrieron violencia durante el confinamiento derivado de la pandemia por COVID-19.
        8. En cuanto al desabastecimiento de medicamentos, el Hospital Roosevelt indicó no contar con 7 medicamentos (etravirina, maraviroc, dolutegravir, raltegravir, lopinavir/ritonavir, zidovudina/lamivudina, zidovudina); el Hospital General San Juan de Dios indicó un desabastecimiento de 6 medicamentos (zidovudina/lamivudina, lopinavir+ritonavir, abacavir/lamivudina, etravirina, la combinación de eviltegravir/cobicistat/emtricitabina/tenofovir, y maraviroc), pero no indicaron los períodos de ruptura de stock; mientras que el Hospital Regional de Occidente indicó que no tuvo desabastecimiento de ningún medicamento. Con respecto a los equipos y reactivos, ninguno indicó ruptura de stock de estos elementos. 

 

Las principales recomendaciones fueron: 

        1. Continuar implementando monitoreos que nos permitan seguir realizando incidencia a nivel nacional para determinar la calidad de servicio que se ofrece a los(as) usuarios(as) de atención.
        2. Es importante realizar una revisión de la metodología que tienen las diferentes Unidades de Atención Integral para contactar pacientes que no son adherentes a sus citas para mejorar la capacidad de captación, retención y adherencia de los mismos.
        3. Desarrollar materiales educativos o metodologías participativas dirigidas a los(as) usuarios(as) de las Unidades de Atención Integral sobre la importancia de la prevención para COVID-19, que incluyan el tema de vacunación sobre esta patología. 

 

DESCARGA AQUÍ EL INFORME COMPLETO EN PDF